Visítanos
Nva.Providencia 2250-of.703
Llámanos
2324 51559
Horarios
L-V:10-20hrs S:10-14hrs
Escríbenos
contacto@centronaya.cl

Aparato Locomotor: Importancia, Funciones y Partes

El aparato locomotor, sistema locomotor o sistema músculo esquelético es el sistema orgánico que brinda al cuerpo la habilidad de moverse usando los sistemas musculares y el esqueleto.

La importancia del sistema locomotor reside en que es el responsable de entregar forma, estabilidad, movimiento y soporte al cuerpo.

Está formado el sistema osteoarticular y el sistema muscular; huesos del esqueleto, cartílagos, músculos, tendones, ligamentos, articulaciones y tejido conectivo, que mantienen a los órganos en su lugar y unen los tejidos del cuerpo.

Los huesos del sistema esquelético protegen los órganos internos del cuerpo, sostienen el peso del organismo y sirven como la primera fuente de absorción de fósforo y calcio.

Para que los huesos puedan realizar movimientos, tienen que estar unidos. Es por eso que están conectados por las articulaciones y fibras musculares y también por tejidos conectivos como los tendones y los ligamentos. En el caso de los cartílagos, previenen que los huesos se rocen constantemente unos con otros.

También puedes ver el sistema nervioso humano: estructura y funciones, ya que el uno no funcionaría sin el otro.

Componentes del sistema locomotor

1- Huesos

Existen 206 huesos en el cuerpo humano que cumplen algunas funciones principales. Una de las más importantes es el soporte de todo el cuerpo, incluyendo una red de sostén de tejidos blandos y órganos.

Los huesos, a su vez, guardan minerales y lípidos como el calcio- que es el mineral más abundante en nuestro cuerpo. El 99% se encuentra en el esqueleto. Además de esto, en la médula de los huesos hay reservas de lípidos, donde se encuentra la médula amarilla.

Los huesos también participan en el proceso de producción de células sanguíneas, especialmente glóbulos rojos. También glóbulos blancos y otros elementos de la sangre se producen en la médula roja, que llena la cavidad interna de los huesos.

El esqueleto protege los órganos del cuerpo, por ejemplo, la caja torácica donde se encuentran el corazón y los pulmones. El cráneo protege el cerebro; las vértebras a la médula espinal y la pelvis los órganos reproductivos en el hombre y la mujer.

Los huesos también tienen una estructura particular. Una parte compacta que es la que se encuentra en el exterior del hueso y una parte “esponjosa” que está en el interior. Esta proporción depende de la forma del hueso.

El crecimiento de los huesos comienza en los cartílagos, a través del proceso conocido como osificación. Como los huesos, al igual que el resto del cuerpo, se encuentran en constante cambio, es importante la actividad física para estimular su mantención y su fortaleza.

2- Articulaciones

Son otra parte esencial del sistema locomotor. Corresponden a dos huesos interconectados y determinan el compromiso entre la estabilidad y el rango de movimiento.

  • Tendones. Unen los músculos al hueso.
  • Ligamentos. Unen los huesos a los huesos.
  • Músculos esqueléticos. Se contraen para tirar de los tendones y mover los huesos del esqueleto. También mantienen la postura y la posición del cuerpo, sostienen los tejidos blandos, protegen los esfínteres del sistema digestivo y urinario y mantienen la temperatura corporal.
  • Nervios. Controlan la contracción de los músculos esqueléticos, interpretan información sensoraial y coordinan las actividades de los sistemas de órganos en el cuerpo.

3- Cartílagos

Son un tipo de tejido conectivo, una sustancia con textura de gel firme. Existen tres tipos de cartílagos en el organismo, dependiendo de su ubicación.

El cartílago hialino es el más común, y genera estructuras firmes pero flexibles, como las puntas de las costillas, y parte del septo nasal.

También el cartílago articular, que cubre los extremos de los huesos dentro de la articulación. Los otros son cartílago elástico y fibrocartílago. Este último es el encargado de resistir la compresión y limitar movimientos relativos, como el que encontramos en las articulación de la rodilla, las vértebras y los huesos púbicos.

Funciones del sistema locomotor

El sistema locomotor actúa con todos sus componentes en sus funciones: movimiento, soporte y estabilidad del cuerpo. De este modo, músculos y esqueleto trabajan juntos para mover el cuerpo.

Mientras más músculos estén involucrados en una articulación, el rango de movilidad es mucho mayor, como ocurre en el caso de la articulación del hombro.

En los huesos que son parte del sistema locomotor, existe médula roja, que produce glóbulos rojos y también algunas células de la serie blanca, como los granulocitos.

A medida que el ser humano crece, comienza a disminuir la presencia de médula roja y aumenta la cantidad de médula amarilla en los huesos, que corresponde a la grasa.

En los adultos, la médula roja se encuentra presente usualmente en las costillas, vértebras, huesos de las caderas y esternón. Por otra parte, el radio, la tibia, la ulna y la fíbula contienen más grasa en su interior.

En el caso de pérdida de sangre, los huesos incrementan la cantidad de médula roja para que puedan formarse más células rojas.

El sistema locomotor provee de movimiento y estabilidad y constantemente los músculos esqueléticos están haciendo pequeños ajustes para sostener al cuerpo en posiciones estacionarias.

Los tendones se extienden sobre las articulaciones para mantenerla estables. Esto puede ser evidente en articulaciones como la rodilla y el hombro. También producen movimientos mucho más sutiles, como las expresiones faciales, los movimientos del ojo y la respiración.

Otra función fundamental es el mantenimiento de la temperatura del cuerpo, por la acción de los músculos esqueléticos. En este proceso, la sangre juega un rol importante, absorbiendo el calor del interior de los músculos y redirigiéndolo hacia la superficie de la piel.

Enfermedades del sistema locomotor

Existen algunas enfermedades y desórdenes que pueden afectar directamente la función del sistema locomotor y provocar fallas en su funcionamiento, que generan detrimento a su vez en las funciones del cuerpo humano.

Estas enfermedades son potencialmente debilitantes y difíciles de diagnosticar, debido a la interrelación del sistema locomotor con el resto de los órganos internos en el cuerpo.

En los seres humanos, la mayor causa de enfermedades del sistema locomotor es la mala nutrición. Molestias en las articulaciones como la artritis también son muy comunes. Algunos síntomas son dolor, dificultad de movimiento y, en casos más graves, completa inmovilidad.

En algunos casos, cuando la articulación ha sufrido demasiado daño, se recomienda cirugía para reparar la dolencia. Esta puede ser realizada a través de una prótesis que reemplaza la sección de la articulación o del hueso que ha sido dañada.

Los nuevos avances de la medicina han ido mejorando cada vez más las prótesis de reemplazo de articulaciones, siendo las más comunes las de cadera y rodillas, dos articulaciones que tienen a desgastarse con el paso de la edad. Otras prótesis articulares pueden requerirse en hombros, dedos y codos.

Si bien las prótesis hasta el momento tienen una duración de una determinada cantidad de años, especialmente en el caso de pacientes jóvenes, actualmente se encuentran realizando pruebas con diferentes materiales como fibra de carbono que aumentaría la duración de las prótesis.

Referencias

  1. Functions of the musculoskeletal system. Recuperada de boundless.com.
  2. Human musculoskeletal system. Recuperado de Wikipedia.org.
  3. Normal structure and function of the musculoskeletal system. Recuperado de my.clevelandclinic.org.
  4. Locomotor system. Recuperado de betterhealth.vic.gov.au.
  5. The locomotor system. Chapter 2. Recuperado de darmouth.edu.
  6. Musculoskeletal system. Recuperado de ncbi.nlm.nih.gov.
  7. The Muscular System. Recuperado de brianmac.co.uk.